Blogia
UNA CAJA CON COSAS DENTRO

Un deseo, una palabra

Hace dos noche estuve contando cuántos planos tenía el cortometraje que Krzysztof Kieslowski filmó en 1968 como trabajo de fin de graduación de la escuela de cine de Lods (Polonia). La película se titula Koncert Zyczen (Concierto de deseos), tiene 70 planos y dura 15 minutos. Conté los planos para tratar de entender algo. ¿Qué? No lo sé. Simplemente conté los planos y anoté que tenía setenta.
Me gustan sus imágenes en blanco y negro y el final de la historia, que de alguna manera es feliz y un poco triste al mismo tiempo. El cortometraje termina con un tema de rock polaco de finales de los sesenta. Si yo tuviera un grupo de música, haría una versión.
Quizá algún día la hagamos.
Dice así:
“No vuelvas a mirarme nunca de esa manera.
No vuelvas a decirme nunca que no estás enamorada.
No vuelvas a envenenar nunca tus palabras con rencor.
No vuelvas a castigarme nunca con ese silencio.
No vuelvas a mirarme nunca de esa manera.
No dejes que tus ojos vuelvan a ser tan fríos.
Nuestro amor sigue vivo. Aún no nos ha llegado la hora.
No vuelvas a mirarme nunca como lo has hecho hoy.
No vuelvas a mirarme nunca de esa manera.
No vuelvas a levantarme nunca la voz.
No vuelvas a arriesgarlo todo por una palabra.
Quizá yo no la olvide nunca”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

caja -

Soy más de Caro diario/Abril. La habitación sí, pero me quedo con el neurótico de la Vespa. Sobre Woody Allen, idem, señor. Hoy subo unas reflexiones sobre una de sus películas "serias".

Anónimo -

¿El de Caro Diario/Abril o el de La habitación del hijo?

A mí, ambos... Con Moretti tengo la enfermedad de Woody Allen: me gusta todo lo que hace, aunque en el fondo no me guste (como la última, Melinda&Melinda). Con Nanni todavía no vi nada que no me gustase, es cierto, aunque me da un poco de miedo que haga una película ("El camaleón", dicen que se llamará) sobre Berlusconi. Sería otra reflexión, cómo hacer cine con personajes tan profundamente anticinematográficos, si es que esa categoría es posible.

caja -

Recuerdo haber comentando contigo hace unos años algo sobre el director Moretti. A tí te gustaba mucho. A mí no tanto. Pasó el tiempo. Ahora Morettí me encanta. Qué cosas.

Erri-Berri -

Vi este corto en unos dvds con cortos de grandes directores. Me hizo gracia la secuencia con el autobús estropeado y el balón que le cae a esa pareja con problemas a la Kieslowski...
Y mientras me hielo ante tanto frío polaco, pienso que yo soy más de problemas a la Moretti.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres