Blogia
UNA CAJA CON COSAS DENTRO

43 minutos invisibles

Leo estos días algunas páginas sobre el cine ruso de la época muda. A principios del siglo XX, el 76 por ciento de la población rusa era analfabeta. En 1922 Lenin lanzaba la siguiente consigna: "De todas las artes, el cine es para nosotros la más importante".
Ya dije que la película rusa más radical de las vistas en el festival de Buenos Aires se titula 4. Así, con numeral: 4. Sólo se me ocurre definir esta obra comparándola con las novelas de Céline o de Houellebecq. Puro abismo.
El diario argentino Clarín recoge en su edición del lunes unas declaraciones del director Ilya Khrzhanovsky en las que habla de la recepción de la película en Rusia. Más bien, de la no-recepción: "Allí no la estrenaron y no creo que vayan a hacerlo. La película ha tenido muchos problemas con la censura. Me pidieron que cortara 43 minutos. Y yo tengo por contrato el corte final, así que me negué".
Reproduzco de memoria uno de los diálogos de la película. La escena se desarrolla en un bar nocturno, en el que los cuatro personajes del filme beben vodka y combinados después de una jornada de trabajo:
- ¿Y usted tiene contacto directo con el Presidente?
- Pasa por nuestro departamento una o dos veces al mes.
- ¿Y el presidente bebe?
- No. Apenas un vaso de vino francés en alguna comida oficial.
- ¿Un presidente que no bebe?
- Él no. La que bebe vodka es su mujer.
- ¿Mucho?
- Sí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres